domingo, 3 de febrero de 2013

I had a dream...

En primer lugar me gustaría dar las gracias a nuestro Servicio Nacional de Apoyo por darnos una oportunidad de compartir y dejar oír nuestra voz. En segundo lugar, excusarme porque este curso no iniciaré ningún proyecto: necesito no tener socios para entender mejor un diseño de evaluación formativa que inicié gracias a eTwinning, y que en estos momentos me absorbe mucho.

También estaba cansada. El año pasado me di cuenta de que innovación es un término complejo: Si sabes hacer una cosa y no molestas a nadie, con frecuencia nadie lo considera innovación, y además a todo el mundo le da muuuuuucha pereza averiguar qué estás haciendo, lo cual da mucha libertad de actuación y una cierta porción de soledad. Se que muchos sabéis de qué estoy hablando. Todos necesitamos nuestras zanahorias, y cuando aparece una hay que aprovecharla. :-)

Si pienso en este blog, me gustaría que hubiese una sección dedicada a estrategias. Las herramientas son importantes, pero hoy hay muchas muy fáciles de usar; si son un poco más difíciles, probablemente aprenderlas vale la pena si ya tienes una idea u objetivo. El otro día, por ejemplo, tenía un problema: Quería hacer una lectura de una adaptación del Christmas Carol de Dickens que durase una sesión y que los alumnos no encontrasen aburrida. Se me ocurrió utilizar un conversor de transcripción fonética. Igual la idea os parece tonta, pero yo no tengo esas ideas todos los días. Hice una búsqueda de google. No acerté con el primer conversor, pero sí con el segundo. Hicimos la lectura el último día antes de Navidad. Les dije que tendrían nota, más 13 positivos, más mi promesa de que hacerlo substituía una de las grabaciones del trimestre. Nunca antes había intentado hacer una actividad evaluable el último día de clase... pero funcionó. ¡Para Sant Jordi leeremos un comic de Hamlet!

Cuando necesito una herramienta, voy a google y la encuentro. Lo difícil es utilizarla de forma eficiente, y es aquí donde para mi es importante compartir. ¿Por qué se habla tanto de herramientas y tan poco de cómo se usan en el aula y cómo evaluamos a nuestros alumnos usándolas al tiempo que nos evaluamos a nosotros mismos?

Un saludo,
Núria de Salvador